La Federación Internacional de Balonmano ha modificado el reglamento que obligaba a las jugadoras a jugar en bikini y permitirá el uso de pantalones cortos pero ajustados.

La Federación Internacional de Balonmano ha decidido este lunes modificar un apartado polémico de su reglamento en el que obliga a las jugadoras de balonmano playa a competir con bikini tras las protestas de varios equipos a disputar sus partidos con este tipo de vestimenta.

En esta nueva modificación la IHF permitirá a las jugadoras que así lo deseen jugar con pantalones cortos, pero estos deben ser “ajustados”, a diferencia de la competición masculina, donde sí se puede competir con pantalones cortos pero si necesidad de que sean ajustados.

La polémica surgió el pasado mes de julio durante la disputa de los campeonatos de Europa de Balonmano Playa, cuando el equipo de Noruega fue sancionado con 1.500 euros de multa por jugar con pantalones cortos ajustados durante el partido por la medalla de bronce ante España. Una decisión de las jugadoras noruegas que tuvo todo el apoyo de su federación pero que incumplía la normativa por entonces que obligaba llevar bikini, lo que generó bastante polémica.

De esta forma, el balonmano playa se suma así a otras disciplinas como el vóley playa, que desde el año 2012 permite a las jugadoras competir en bikini o bien en pantalones cortos si así lo prefieren tras las críticas de varias jugadores al considerar que competir en bikini era degradante.