El presidente del partido justicialista provincial, Ruben Rivarola, volvió a juntar a la tropa.

El pasado sábado el presidente del peronismo jujeño, Ruben Rivarola, armó un encuentro de compañeros y compañeras con el objetivo de mostrar unidad en la adversidad y arengar a los presentes con efusivos discursos que prometieron redoblar los esfuerzos militantes de cara a los tiempos que se vienen.

Llegaron a la reunión dirigentes y militantes de muchas de las localidades del interior provincial, además de los anfitriones de la capital. El clima durante todo el día fue de mucho entusiasmo, aunque hubo tiempo largo para dar espacio a la autocrítica y escuchar más de una queja de algunos compañeros.

Entre las presencias, sin lugar a dudas la más llamativa de todas fue la del ex gobernador, Eduardo Fellner. El ex mandatario no suele asistir a este tipo de eventos y durante los últimos años eligió el bajo perfil y las reuniones privadas para todo lo que tuviera que ver con la política partidaria. ¿Será la primera de varias nuevas apariciones públicas?, habrá que ver.

Como era de esperarse, estuvo también presente toda la nueva dirigencia que apareció en la conformación de la última lista partidaria. Intendentes, concejales y diputados provinciales acompañaron la movida.

Quienes no estuvieron, por falta de invitación o por voluntad propia, fueron la diputada nacional, Carolina Moisés, y el senador nacional, Guillermo Snopek. Fueron ellos los grandes perdedores de esta nueva conducción del partido justicialista jujeño (cabe recordar el fallido intento de una lista propia por parte de Snopek con el escándalo de los avales truchos).

El peronismo busca levantarse luego de varias elecciones en las que fueron superados por el oficialismo local, en manos de Gerardo Morales y sus funcionarios.