María Bovi ya fue apuntada por la comunidad educativa por los problemas para registrar ingresos en las escuelas secundarias.

La recientemente asumida ministra de educación de la provincia de Jujuy, María Bovi debutó en la cartera ministerial con un papelón: apenas habilitada la inscripción on-line para alumnos que querían anotarse en el primer año de la secundaria, la página web sufrió desperfectos e imposibilitó la gestión.

Inmediatamente una gran cantidad de padres y los propios alumnos utilizaron las redes sociales para denunciar el hecho aunque al día de hoy no obtuvieron respuesta alguna de los funcionarios involucrados.

La caía de la plataforma digital de inscripción despertó todo tipo de sospechas ya que algunos otros alumnos sí pudieron anotar sus aspiraciones. Nadie logra explicar cuál fue el criterio por el cual algunos obtuvieron un privilegio adicional que lejos está de igualar en el derecho al acceso a la educación.

Algunos legisladores provinciales de la oposición se hicieron eco de la noticia y presentaron sendos proyectos en la Legislatura solicitando que se aclara rápidamente el hecho y se tomen las medidas necesarias.