El radicalismo de Morales descuenta un abultado triunfo y espera que pasará entre el PJ y la Izquierda.

El peronismo jujeño sufre nuevamente una especie de “guerra fría” entre los principales frentes que disputan poder provincial desde hace ya un largo tiempo. La foto de unidad mostrada en las PASO no fue más que una puesta en escena que al día de hoy nadie imagina poder repetir.

En el medio, los desdibujados candidatos a legisladores nacionales, Leila Chaer y el rector de la UNJU, Rodolfo Tecchi intentan un difícil equilibrio entre personalidades que no pueden dejar los “ismos” de lado. El “snopismo”, el “rivarolismo” y hasta el “moiseísmo” se acercan a estos candidatos mas por congraciarse con el gobierno nacional que por convencimiento con la fórmula cerrada desde Buenos Aires e impuesta para Jujuy.

Ya lo demostraron en diversos encuentros “pejotistas” que la dirigente de la Cámpora comparte con estos espacios peronistas por separado, sin unidad alguna.

El senador Guillermo Snopek, de escasa presencia en la provincia y más atraído por las luces porteñas ensayó un breve cuento en sus redes sociales en las que pretendió mostrarse cerca de referentes barriales de la ciudad capital. Como era de esperarse, la aventura no duró más que algunas fotos y nuevamente voló a Buenos Aires.

Por su parte, la diputada nacional Carolina Moisés intenta un juego parecido. Muchas fotos, mucho twitter pero cuyo destinatario final son los funcionarios nacionales (a quienes arroba) más que el electorado jujeño.

Rúben Rivarola, estuvo la semana pasada con una gran comitiva de dirigentes visitando ministerios nacionales y al propio nuevo y flamante jefe de gabinete de la Nación, Juan Manzur. Parece el presidente del PJ de Jujuy más enfocado en su campaña a gobernador 2023 que en las legislativas de noviembre.

Finalmente el ex gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, amagó una vez más con meterse en la campaña pero finalmente decidió preservar sus buenas relaciones con el gabinete nacional y allí se refugia con bajo perfil a la expectativa de los resultados electorales.

Atraído por esta dispersión, el Frente de Izquierda ajustó su campaña electoral e intensificó el recorrido por los barrios de toda la provincia con un claro mensaje en contra del gobierno de Gerardo Morales y de la pasividad que como oposición muestra en la provincia el peronismo.

Restan pocas semanas para las elecciones y nada está definido. La disputa está en saber quién acompañará a los legisladores del oficialismo local en la Cámara de Diputados de la Nación.