El diputado provincial y presidente del PJ, Ruben Rivarola, empieza a hacer valer su vínculo con el tucumano.

Por estos días, un grupo de intendentes, concejales y legisladores peronistas del Frente de Todos de la provincia de Jujuy, se encuentran en la Ciudad de Buenos Aires manteniendo una serie de reuniones con los máximos representantes del Gobierno Nacional en semanas previas a las elecciones generales de noviembre.

Blas Gallardo, intendente de La Quiaca; Nilson Ortega, de Monterrico; Karina Paniagua, de Humahuaca; Ariel Machaca, de Abra Pampa; Rubén Rivarola (h) de Palpalá, entre otros dirigentes peronistas acompañan al presidente del PJ, Rubén Rivarola, en una serie de encuentros en los que buscarán hacer valer sus gestiones territoriales.

Lo llamativo es que ni el senador nacional Guillermo Snopek, ni los diputados nacionales Carolina Moisés, José Luis Martiarena o Julio Ferreyra estaban anoticiados hasta ayer de la movida de sus compatriotas. Ni siquiera los candidatos a legisladores nacionales del Frente de Todos, Leila Chaer ni Rodolfo Tecchi estaban en tema.

Quien sacó el mayor rédito fue el propio Rivarola, quien hizo valer su vínculo político con el flamante nuevo Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, el tucumano Juan Manzur para armar una potente agenda con la consecuente firma de convenios para muchos de los municipios de la provincia.

El acercamiento del diputado y presidente del PJ con el ex gobernador de Tucumán consta de larga data. Por aquel entonces quien los vinculó políticamnete fue el ex gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner quien también usufructúa su vínculo con visitas silenciosas por la Casa Rosada.