Los dirigentes corren de cara a las elecciones legislativas de noviembre.

El próximo 14 de noviembre, los jujeños deberán concurrir nuevamente a las urnas para decidir quiénes serán los dirigentes que los representarán en la cámara de diputados de la Nación por los próximos 4 años.

Es por ello que Gerardo Morales salió a reforzar su cuestionada gestión. Para tal fin no tuvo mejor idea que embanderarse detrás de un polémico proyecto que maneja nada menos que su hijo, Gastón Morales.

El gobernador intenta mostrarse como el mandatario provincial más avanzado en materia de regulación de cannabis. Allí aportó gran parte del presupuesto provincial sin dar a la oposición detalles de los números que desde la empresa provincial maneja su hijo ni mostrar los convenios que se dicen suscritos con empresas internacionales.

Una jugada riesgosa para Morales porque además del cuestionamiento por la falta de transparencia, otras provincias como San Juan o La Rioja tienen también proyectos avanzados con mayor incorporación de pymes y empresariado local.

Del otro lado, Leila Chaer, la bendecida por La Cámpora, se sostiene cada vez más de las políticas nacionales para intentar recuperar terreno luego de una desdibujada elección PASO de septiembre. Sabe que si no mejora los números, deberá mirar de reojo el avance del Frente de Izquierda en la provincia.

Todo operativo dispuesto por el gobierno nacional será aprovechado por el Frente de Todos local. Buscan remarcar la presencia Nacional en territorio jujeño.