El anuncio fue realizado por el gobernador Morales el pasado domingo.

En un nuevo informe del Comité Operativo de Emergencias (COE) local, el gobernador Gerardo Morales anunció que será obligatoria la vacunación para empleados públicos y para todos aquellos que deseen viajar en transporte público.

La medida del mandatario jujeño llega en un momento en donde empiezan a aparecer casos de circulación de la variante Delta (la más fuerte de todas) en algunas provincias del país, incluso en la vecina provincia de Salta.

Lo más preocupante es que en Jujuy aún continúa siendo muy bajo el índice de población vacunada incluso con la primera de las dos dosis recomendadas por la OMS. Si se toman en cuenta los jujeños que recibieron ambas dosis, el porcentaje es de los más bajos del país.

Para peor, la provincia no logra bajar el número de contagiados por coronavirus que se mantiene alto por encima de los cientos de enfermos diarios.

Con más de 1.400 muertos desde el inicio de la pandemia, la acción del gobierno para empujar al ciudadano a vacunarse parece acertada en un contexto de necesaria vocación colectiva al cuidado de la salud.