El pasado domingo se realizaron elecciones legislativas provinciales en la vecina provincia.

Los salteños debieron concurrir a las urnas el pasado domingo en una jornada que marcó el triunfo de la lista que apadrinó la intendenta de la ciudad capital, Bettina Romero, en alianza con el gobernador local Gustavo Sáenz, que también apoyó a su secretario de gobierno Matías Posadas que quedó muy lejos de los primeros lugares.

El dato más significante, además de la derrota del alfil del gobernador, fue la pobre elección que en toda la provincia realizó el kirchnerismo, encolumnado en el Frente de Todos. La peronista Pamela Ares, esposa del director de Enacom, Gonzalo Quilodrán y de contacto permanente con el jefe de gabinete de la Nación, Santiago Cafiero quedó en deuda con las expectativas nacionales.

En la ciudad de Salta, la candidata del albertismo terminó en cuarto lugar, a dos puntos de Matías Posadas. Ares contaba con el apoyo de gran parte del gabinete nacional, incluso de Victoria Tolosa Paz, candidata que encabeza la lista del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, el distrito electoral más importante del país.

El golpe al kirchnerismo salteño puso en alerta a todo el comando de campaña de la lista peronista de Jujuy. Los candidatos jujeños del Frente de Todos no logran instalarse definitivamente en la provincia y en la vereda de en frente, el gobernador Gerardo Morales se entusiasma con un contundente triunfo de sus candidatos que le permitan posicionarse a nivel nacional.