Pese al efusivo anuncio del gobierno de Jujuy, aún no llegaron al país ninguna de las dosis prometidas.

Pocos días antes de las elecciones legislativas provinciales, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, evidenció una notable puesta en escena en la que anunció a medios locales y nacionales que su gobierno había logrado adquirir un millón de vacunas procedentes de China.

En esa oportunidad, el máximo mandatario provincial dio detalles de un supuesto acuerdo alcanzado con el país asiático que enviaría pronto a la provincia ese alto número de dosis de la vacuna conocida como Sinopharm.

Por esos días Gerardo Morales aparecía en cuanto canal televisivo y radial existiese autotildándose de ser el primer gobernador del país en conseguir vacunas por fuera de las gestiones iniciadas por el gobierno Nacional y en particular el ministerio de salud nacional ya en cabeza de Carla Vizzotti.

Sin embargo hoy, más de dos meses después, nada se sabe de las dosis chinas adquiridas por la provincia. Todas las vacunas aplicadas en Jujuy corresponden a envíos que provienen del cronograma Nacional, no hay tampoco registros en aduana de algún envío a nuestra provincia.

Entre el gobernador y sus funcionarios opera el absoluto silencio del tema.