El Gobierno destacó que “hay 34 proyectos en etapa de exploración avanzada que pueden pasar a factibilidad”, pero pone en duda la habilitación de la actividad en Chubut por la resistencia de los ambientalistas.

Las perspectivas de inversión de las mineras para los próximos años suman más de 20.000 millones de dólares, según estimaron funcionarios nacionales y empresarios del sector durante un evento virtual celebrado este viernes que reunió a representantes del Gobierno, de las compañías y del sindicato.

El secretario del área, Alberto Hensel precisó al disertar en el Día de la  Minería que hay “34 proyectos en etapa de exploración avanzada que pueden pasar a factibilidad y que involucran más de 27 mil millones de dólares de inversión”, y pidió comenzar a desarrollar la actividad “en los distritos en donde hay consenso social”, después de las protestas de grupos ambientalistas en Mendoza y Chubut.

En ese sentido, Hensel destacó que en la provincia cuyana “la política se alineó y se consiguieron los votos para modificar la ley y levantar la restricción” que limitaba la minería. Por eso propuso que la actividad comience en Malargüe y “seguir trabajando en Potasio Río Colorado, que es un proyecto importante”.

Por el contrario, el secretario consideró que “en  Chubut la política metió la cola y todavía no se ponen de acuerdo”. “De todas maneras, soy optimista y no doy por cerrado la zonificación prevista en la ley 5.001”, aclaró, y adelantó que “puede haber novedades” después de que la legislatura local rechazara un proyecto de iniciativa popular para prohibir la actividad. 

El encuentro fue organizado por la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), y participaron el titular de esa entidad, Alberto Carlocchia, y el líder del sindicato que nuclea a los trabajadores del sector, Héctor Laplace.

En su turno, Carlocchia señaló que hay “muchísimos proyectos en carpeta”, que están realizando “sus estudios de factibilidad, sus análisis de potencialidad, sus opciones de desarrollo, que vienen generando actividad exploratoria y demandarán inversiones por más de 20.000 millones de dólares en los próximos 10 años, si acompañan las condiciones locales y de mercado”.

El directivo enumeró como los proyectos que se vienen a la Minera Agua Rica Alumbrera (Mara) en Catamarca, José María y Pachón en San Juan y Taca Taca en Salta, al tiempo que también habló “de la potencialidad del litio en el noroeste”. Por otro lado, tampoco ahorró elogios para “los que ya han invertido como Veladero que extendió su vida a 2034, y Cerro Negro y Cerro Vanguardia en Santa Cruz, que generan el 50% de las exportaciones metalíferas”. Dentro de ese grupo, ubicó a la flamante Lindero en Salta “la más nueva, la más joven, el gurrumín de la minería”, que comenzó a producir el año pasado.

Por su parte, Laplace destacó las inversiones que realizaron las tres mayores cementeras del país -estrechamente ligadas al sector- de entre 200 y 300 millones de dólares cada una para ampliar su producción en Córdoba, San Luis y Olavarría.

En relación al litio, exigió “buscar por todos los medios darle valor agregado”, ya que el producto se exporta sin ningún tipo de tratamiento local.