A contramano del mundo, Jujuy se abre cada vez más a la circulación.

El gobierno de la provincia de Jujuy habilita el público en las canchas para darle un marco distinto a la Copa Jujuy que se organiza con el impulso del propio ejecutivo.

La disposición permite el acceso hasta 200 personas a estadios como el 23 de agosto; algo insólito si se tiene en cuenta que la Argentina atraviesa el peor momento sanitario desde la llegada del Covid-19 hace más de un año.

Para peor, hace muy poco tiempo el gobierno nacional junto con la AFA dispusieron limitar el horario de los partidos para que no finalicen después de las 20 horas.

Otra medida fue la de asegurar la máxima rigurosidad en el ingreso a las canchas. Quedó prohibida la entrada de los “allegados” que hasta hace poco tiempo permitía la presencia de un puñado de privilegiados.

Una vez más Jujuy va contra el mundo. El resultado puede ser dramático para el sistema de salud provincial.