La nueva mutación del virus resulta más contagiosa y de mayor letalidad.

Pese al esfuerzo diario de las autoridades del gobierno de la provincia de Jujuy por evitar hacer mención de la multiplicación de los casos de coronavirus en la población, las denuncias de pacientes sin atención médica adecuada se evidencian en muchas de las localidades de la provincia, y el futuro sanitario es nuevamente incierto.

El mismo Comité Operativo de Emergencias (COE) confirmó durante su presentación dominical que la variante conocida como “Manaos” fue detectada en la provincia días pasados. Pese a que se sabe de la mayor letalidad y contagiosidad de esta cepa respecto de las que ya circulaban en el país, el gobernador Morales decidió no tomar severas medidas para contener su circulación.

El mandatario radical se limitó a prohibir la circulación solamente entre las 2 y las 6 de la mañana. Nada cambió respecto de la actividad escolar que sigue su presencialidad pese a los docentes fallecidos en la provincia, ni en relación a los comercios que evidencian cierto relajamiento en cuanto al control de las medidas mínimas sanitarias exigidas por los expertos.

En Jujuy hay más de mil casos activos de coronavirus pero el objetivo principal del gobierno parece ser llegar lo más calmo posible a las adelantadas elecciones de junio. Puede esto costar vidas si el sistema de salud sufre una nueva saturación como la del año pasado.