Otra semana de movilizaciones y protestas se esperan en distintas localidades de la provincia de Jujuy, con epicentro en la ciudad de San Salvador.

A los reclamos que vienen efectuando los docentes junto con la comunidad educativa en general, se le suman las protestas de los gremios estatales y de la salud. El foco está puesto en mejoras salariales.

El gobierno provincial deberá una vez más revisar su política de cierre y convocar a los sectores afectados si pretende cuanto menos empezar a desactivar algunos de los múltiples pedidos y solicitudes que duermen en los despachos de los funcionarios de Morales.

No menor es el contexto que se vive. En primer lugar la pandemia todavía golpea a comerciantes y empresariados que se esperanzan con conseguir una nueva asistencia por parte del gobierno, aunque esta vez el esfuerzo deberá hacerlo la cartera de economía provincial.

En segundo término, cabe recordar que este año habrán elecciones legislativas. El oficialismo deberá esforzarse para frenar una caída en las encuestas y para ello intentará retomar la iniciativa con medidas positivas que adquieran impacto relevante en la población.