La Cámara del sector negocia directamente con el gobierno nacional la posibilidad de implementar testeos en la entrada de los locales bailables.

La pandemia afectó de distintas formas a todos los países, además de lo sanitario golpeó fuertemente en materia economica.

Los confinamientos prohibieron el normal desarrollo de las actividades. Progresivamente, algunos pudieron retomar sus tareas pero otros ya llevan casi un año cerrados.

Ese es el caso de los boliches. Sin poder abrir sus puertas, en casos debieron reconvertirse y en otros directamente cerrar definitivamente.

En este contexto, la Cámara de empresarios de confiterías bailables y afines negocia directamente con el gobierno nacional la posibilidad de implementar testeos en la entrada de los locales bailables.

Su presidente, Daniel Toffoli dialogó con Radio 2 sobre esta propuesta: “Estamos muy complicados todavía porque va muy despacio esto y vemos que va para largo la situación. Nuestros negocios ya llevan 11 meses cerrados, desde marzo del año pasado. Con el perjuicio económico y la pérdida de puestos de trabajo que esto conlleva”.

Nosotros estamos poniendo el foco en el tema de los test rápidos. Son los test de antígenos que ya se aplicaron en otras provincias para ingresar. Te dan los resultados en 15 minutos, hay conversaciones con el gobierno nacional en este sentido y con el Ministerio de Salud que están siendo muy bien tomadas.