La aparición de nuevos casos de coronavirus complica a muchas de las localidades de la provincia.

Jujuy evidencia ya la segunda ola de contagios por coronavirus y muchas de las localidades de la provincia evidencian una grave situación sanitaria. Es el caso, por ejemplo, de las ciudades de Abra Pampa y La Quiaca.

La denominada capital de la puna y la ciudad fronteriza impusieron ya medidas de toque sanitario nocturno para evitar la circulación de personas y así intentar apaciguar la propagación del virus.

Sin embargo, la gravedad de la situación sanitaria se replica en muchas otras grandes ciudades de la provincia. El Hospital San Roque de la ciudad de San Salvador de Jujuy está completo y muchos de los pacientes que antes allí se atendían, debieron últimamente ser trasladados a sanatorios cercanos.

San Pedro, Perico y Libertador General San Martín son otros focos de contagios masivos. Las fiestas clandestinas, eventos sociales multitudinario y la falta de aprehensión a las medidas básicas de bioseguridad provocaron un desastre epidemiológico del que todavía se ocultan resultados.

Algunos otros lugares como Calilegua, Caimancito o El Talar cuentan también con casos activos de covid-19.

Todo indica que en las próximas semanas el gobierno provincial informaría sobre nuevas restricciones que podrían alcanzar una mayor limitación horaria a la circulación y la prohibición de juntadas sociales.

Cabe recordar que la última disposición del gobierno nacional de Alberto Fernández fue dejar en manos de los gobernadores la decisión de regular el marco normativo sanitario en sus territorios.