Gran parte de la provincia de Jujuy sufrió durante la madrugada del día martes un fuerte temporal.

La sorpresiva tormenta que se desató en la ciudad capital de la provincia de Jujuy y sus alrededores durante la madrugada del día martes trajo como consecuencia la inundación de muchos de los barrios de San Salvador y graves problemas para la circulación del transporte.

En algunos puntos de la ciudad los accesos a los barrios estuvieron por algunas horas totalmente cerrados sea por la caída de árboles y tendidos eléctricos o bien por la imposibilidad de los vehículos de circular entre las calles que evidenciaron una notable falta de mantenimiento.

El mal estado de las calles céntricas son solo la punta del iceberg de una situación que viene siendo denunciada por los conductores y vecinos en general hace ya largo tiempo e ignorada por la municipalidad capitalina.

Con la intensa caída de agua durante la madrugada y parte de la mañana del día martes, muchas de las alternativas de circulación se vieron bloqueadas y la gran mayoría de las opciones válidas sufrieron notables deterioros que provocaron la furia de muchos de los conductores.

El mal estado de las calles es sin embargo un problema que puede observarse también en las ciudades más grandes de la provincia como San Pedro, Libertador General San Martín o Palpalá.

Aún no hay desde el gobierno provincial un plan que contemple la asignación presupuestaria necesaria para la construcción de nuevas calzadas ni el mantenimiento mínimo.