La empresa estatal generó unos 40 millones de dólares durante este 2020, de los cuales un 30% provino de los satélites Arsat-1 y el Arsat-2.

La empresa estatal de telecomunicaciones de Argentina, ARSAT, informó en su balance un saldo a favor de 12 millones de dólares por la exportación de servicios a Estados Unidos y otros países mediante los satélites geoestacionarios propios, diseñados por INVAP, Arsat-1 y Arsat-2.

La compañía generó unos 40 millones de dólares durante este 2020, de los cuales un 30% provino de ambos satélites, cuyo nivel de utiiización supera el 90%.

Según consignó la agencia de noticias EFE, ARSAT planea incrementar los servicios que ofrece mediante un plan anunciado por Alberto Fernández, lo que permitirá desarrollar un tercer satélite, el Arsat-SG1. Este tendrá como objetivo brindar internet satelital a zonas de Argentina, Chile, Bolivia y Paraguay, con una capacidad de tráfico de 70 gigabytes por segundo.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dijo durante la presentación del plan «Conectar» que Arsat «vende sus servicios a empresas extranjeras, exportamos tecnología satelital y valor agregado».

Desde la empresa emitieron un comunicado resaltando que su actividad «no sólo genera divisas de forma directa a través de la exportación de servicios, sino que impide la salida de las mismas al imponerse sobre la competencia internacional en el mercado nacional».

«Toma relevancia que la vida útil de un satélite de telecomunicaciones es de 15 años y que el recupero de la inversión total que requiere el proyecto, calculada en 250 millones de dólares, se logra en 5 años. Es decir que los otros 10 años que tiene de funcionamiento son de ganancia».

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) también exporta servicios a otros países a través de otros dos satélites: El SAOCOM 1A y el SAOCOM 1B. Este último fue lanzado a fines del pasado agosto desde una plataforma en Estados Unidos, propiedad de SpaceX.