Se informaron además 18 contagios en el día de ayer.

La llegada de la segunda ola de contagios por coronavirus en la Argentina se evidencia desde hace ya algunos días en los índices que reflejan muchas de las provincias, particularmente Buenos Aires, Santa Fe y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los especialistas atribuyen el aumento de personas que contrajeron el virus no solamente a las fiestas de Navidad y Año Nuevo, sino a un relajamiento de gran parte de la sociedad que deja de cumplir las medidas mínimas sanitarias recomendadas por los organismos de salud.

Por su parte, la provincia de Jujuy no logra escapar a este rebrote. Pese a que las autoridades gubernamentales arbitrariamente informan mucho menos de los datos de testeos positivos que se conocen, el esfuerzo resulta en vano toda vez que son notables las altas cifras de contagios en muchas localidades jujeñas.

Solo en el día de ayer se informaron 18 nuevos contagiados por covid-19. El mayor porcentaje corresponde a la ciudad de San Salvador de Jujuy (6 positivos) y La Quiaca (5 positivos).

Se dio cuenta además del fallecimiento de 3 personas de sexo masculino. Ellos suman al preocupante total de 858 jujeños que perdieron la vida desde la llegada del virus a la provincia.

De mantenerse la actitud de desviar la mirada por parte del gobierno ante el aumento de casos y de persistir el evidente relajamiento de la sociedad jujeña podría suceder una nueva catástrofe sanitaria en la provincia.