El 9 de diciembre de 2018, los millonarios vencían a los xeneizes por 3 a 1 en el estadio S. Bernabeu.

Los hinchas de River festejarán hoy en todo el país, el segundo aniversario de la histórica final de la Copa Libertadores en la que los millonarios, dirigidos por el muñeco Marcelo Gallardo, se coronaban campeones luego de derrotar en alargue a su máximo rival en un atípico superclásico.

La final tuvo todo tipo de condimentos, desde la doble cancelación del partido en el estadio Monumental luego de los incidentes ocurridos contra el colectivo que trasladaba a los jugadores de Boca, horas antes del comienzo de aquel partido de vuelta; hasta un desfile de posibles sedes para recibir uno de los más grandes eventos deportivos del mundo.

Finalmente fue Madrid. Hasta allá llegaron no solo el cuerpo técnico con el plantel profesional, sino miles de hinchas tanto de River como Boca. La final estaba totalmente abierta luego de que en el partido de ida jugado en la Bombonera, los equipos no lograran sacarse ventaja en lo que fue un entretenido empate 2 a 2.

Iniciado el partido, los equipos mostraron en España y ante la vista de todo el mundo, un despleguémoos cargado de nerviosismo. Pasados los minutos iniciales, los de la boca se fueron haciendo dueño hasta llegar a la apertura del marcador a través de su goleador, Darío Benedetto.

El 0-1 movilizó a River que empezó a buscar con mayor intensidad el arco rival. Fue al minuto 68 en el que luego de una muy buena jugada colectiva, Lucas Pratto convirtió el empate definitivo que obligó a los equipos a ir a un alargue previo a una posible definición por penales.

Allí en los 30 minutos finales, el equipo de Nuñez se hizo dueño absoluto del juego. El colombiano Juan Fernando Quinteros convirtió un gol que quedará para siempre en la retina de los hinchas riverplatense.

Con Boca volcado al ataque, el minuto final fue para el infarto. Un córner en favor de los xeneizes empujó hasta al arquero Andrada hasta el área defendida por Armani. La conclusión ya todos la saben: un despeje rápido y una corrida histórica del Pity Martínez para cerrar un inolvidable 3-1 definitivo.

Hoy, dos años después, los hinchas de River recordarán aquella final en todo el país. Habrá banderazos, cánticos y hasta una convocatoria alrededor del estadio Monumental.