En lo que fue el último fin de semana extra largo del año, cientos de personas aprovecharon para tomarse un descanso y movilizarse junto a sus familias o seres queridos.

Jujuy fue uno de los destinos más elegidos por los turistas de las provincias vecinas que llegaron en masa para instalarse fundamentalmente en los pueblos de la Quebrada de Humahuaca. Allí se encontraron además con una gran cantidad de jujeños que también se dirigieron hacia el norte, la gran mayoría de ellos para pasar el día y volver a sus hogares.

Según indicaron desde la cartera de turismo, el impacto turístico de estos días generó unos 100 millones de pesos para la provincia jujeña. Indicaron además que llegaron alrededor de 9.000 turistas.

Como suele suceder en estos casos, las localidades de Purmamarca y Tilcara fueron las que recibieron mayor cantidad de visitantes. Las autoridades locales calcularon una ocupación de casi 80% en la primera de ella y un 70% en la segunda.

El balance final deja optimismo en el sector turístico que parece empezar a recuperarse lentamente en un año sumamente difícil marcado por la aparición del coronavirus y su posterior cuarentena cuyo mayor impacto económico se dio justamente en el turismo.