Se multiplican por estos días los reclamos de los diferentes sectores de la sociedad que buscan hacer escuchar sus diversos pedidos.

El fin de semana XXL no cambió lo que días anteriores a su llegada se venía manifestando en la provincia de Jujuy que vive por estos tiempos convulsionada por reclamos de los más diversos sectores de la sociedad civil.

En el día de ayer, a las manifestaciones de los docentes y los médicos jujeños, se le sumaron las del personal de municipales de la ciudad de San Salvador de Jujuy. Nucleados en el SEOM, se movilizaron ayer por la zona céntrica bajo la consigna de mejoras salariales y atención a reclamos históricos de pase a planta y recategorización.

Los maestros continuaron su jornada de lucha por un plus salarial y el reconocimiento del trabajo realizado durante la pandemia. A ello se suma el rechazo a los criterios de selección de vacantes escolares, reclamo que acompañan además los alumnos y sus familiares.

Los más esenciales de los esenciales, el personal médico sigue pidiendo por una asistencia económica que se les viene prometiendo hace ya muchos meses y lejos está de cumplirse. Solicitan también un mejoramiento de las condiciones de los hospitales y centros de salud sobre los cuales denuncian, no poseen ni los elementos mínimos para asistencia de pacientes.

Como si fuera poco, ayer martes, se congregaron en frente de la casa de gobierno, por un lado profesionales bioquímicos de la provincia exigiendo salarios dignos, y por otro, grupos autoconvocados que solicitaron mayor prevención para evitar los femicidios, un flagelo que tiene en vilo a las mujeres jujeñas.

Colectivos y taxistas también se presentaron en estado de alerta y movilización. Los primeros mantienen en vilo el sistema de transporte local mientras piden aumentos y mejoras de condiciones laborales; los segundos están en contra de la llegada de UBER a Jujuy.