El gobierno quiere retomar las actividades escolares en los próximos meses. Los docentes sostienen que en la provincia no están dadas las condiciones mínimas para el restablecimiento.

El gobierno de Jujuy dejó correr durante estos días la noticia de que las clases presenciales podrían retomarse en la provincia durante los meses de noviembre y diciembre próximos, por entender que la situación sanitaria en la lucha contra el coronavirus está bajo control.

El propio gobernador, Gerardo Morales, fue el vocero encargado de anunciar las conversaciones con los gremios docentes para abrir las escuelas en esos tiempos.

Si bien los índices en los contagios evidencia una notable baja, lo cierto es que en Jujuy la letalidad por la enfermedad de coronavirus sigue siendo muy alta. Según los informes epidemiológicos diarios, cada día una decena de jujeños pierden la vida tras no poder sobreponerse al virus.

Es por esto último que los gremios docentes salieron rápidamente al cruce de las declaraciones del máximo mandatario provincial y sostener que en la provincia “no están dadas las condiciones para la vuelta a las clases presenciales”.

Los representantes de los educadores sostienen que las escuelas no cuentan con los equipamientos mínimos necesarios que permitan a los docentes cubrir las medidas básicas sanitarias recomendadas por los expertos para evitar los contagios por covid-19. Solicitan al mismo tiempo un relavamiento de la infraestructura de todas las escuelas antes de su recepción a la totalidad de la comunidad educativa.

Cabe recordar que los establecimientos educativos están funcionando actualmente para el cumplimiento de tareas administrativas.