En el día de ayer, el gobernador Gerardo Morales visitó la localidad de Lozano para realizar algunos anuncios de gestión y brindar un mensaje político sobre el curso del gobierno.

Del acto en el que se inauguraba una nueva red de cloacas, participaban además del jefe comunal de Yala, Santiago Tizón, legisladores provinciales, miembros del concejo deliberan y el presidente de Agua Potable de Jujuy, Víctor Galarza.

En momentos en que Tizón se encontraba dando su discurso en el que agradecía al gobernador por las gestiones y comentaba la importancia de las obras para la ciudadanía, un vecino de la localidad se acercó a los funcionarios con un cartel que tenía impreso el texto “Cloacas. Corrupción en cada rincón”.

La inesperada aparición provocó la incomodidad del gobernador quien se mostró visiblemente molesto por lo que acontecía. Empleados de la planta de aguas intentaron conversar con el manifestante quien se retiró del lugar por propia voluntad.

Si bien se trata de un hecho aislado, encendió una alarma de preocupación en el gobierno provincial que sabe que Jujuy atraviesa por una angustiante situación social, no solo en materia sanitaria por la pandemia sino también por la crisis económica que afecta a miles de jujeños.