Sin respuestas del gobierno provincial, esperan una mayor asistencia nacional a través de una ley de ayuda al sector aprobada recientemente en el Congreso Nacional.

El alivio que recibieron los intendentes y comisionados municipales jujeños a través del ya lejano en el tiempo plan de reactivación del turismo local denominado “jujuy para los jujeños” quedó en el olvido. Los máximos referentes territoriales atraviesan una grave situación económica que no podrán paliar con la actividad turística.

Desde el norte al sur, en mayor o menor medida, muchas de las localidades de Jujuy recibieron la visita de cientos de jujeños y jujeñas que volcadas al turismo local colaboraban con parte de los emprendimientos vinculados al sector: hoteles, hosterías y hostales; locales gastronómicos, artesanos y algunos otros.

Tiempo después devino una tragedia sanitaria que provocó que Jujuy debiera de manera urgente suspender la circulación incluso de su población local. La apertura del turismo, la posibilidad de que los clubes de fútbol entrenaran en la provincia y tantas otras entusiastas ideas esbozadas por el gobernador fueron enterradas.

En la actualidad los cientos de contagios y las decenas de muertes por COVID-19 que se replican a diario hacen imposible imaginar una apertura en el corto plazo.

En este escenario los intendentes y responsables comunales trabajan alternativas para paliar la crisis del sector. A la espera de poder acceder a los beneficios de la ley votada recientemente en el Congreso Nacional para ayudar a quienes dependen del turismo; se esperanzan con una asistencia del gobierno de Morales que hasta el momento no aparece.

Purmamarca, Tilcara, Humahuaca, Maimará, son solo algunos de los pueblos jujeños cuya recaudación depende en gran parte de lo que el turismo y sus actividades conexas puedan aportar.