Solicitan permiso de las autoridades gubernamentales para poder abrir sus establecimientos bajo protocolos de bioseguridad.

La grave crisis sanitaria que atraviesa por estos días la provincia de Jujuy como consecuencia de la multiplicación de los casos positivos de coronavirus, arrastra además una enorme caída de la actividad económica provincial.

Si bien la gran mayoría de los comercios mantienen sus puertas abiertas, pese a la comprobada circulación comunitaria del COVID-19, existe un sector fuertemente golpeado principalmente por la falta de circulación de turistas en nuestra provincia.

Representantes del sector hotelero reclaman por estos días ser atendidos por el gobernador Gerardo Morales para acercarles sus reclamos. Los hoteleros pretenden una habilitación cuanto menos parcial por lo que ya trabajan en una nueva corrección a los protocolos de bioseguridad que ya fueron presentados en otras oportunidades.

Sostienen que así como otras tantas actividades volvieron a funcionar, ellos podrían también ser capaces de hacerlo con todas las medidas sanitarias requeridas por los funcionarios de la salud y el COE en general.

No se espera para el corto plazo una reactivación del sector turístico por lo cual los empresarios descartan esa fuente como ingreso para paliar la crisis económica que atraviesan. El costo de mantenimiento de los edificios y el pago a los empleados son cargas de peso para los responsables hoteleros que al día de hoy no cuentan con una asistencia gubernamental provincial específica para el rubro.