En la provincia de Jujuy se multiplican los reclamos en medio de la ascendente ola de contagios por coronavirus.

Durante esta semana se replicaron en distintos puntos de la provincia las protestas en contra del gobierno de Jujuy, en cabeza del gobernador Gerardo Morales.

Personal médico y diversos profesionales de la salud; docentes de escuelas y colegios públicos provinciales; personal de seguridad y sus familiares; organizaciones sociales, todos ellos llevaron sus reclamos a las máximas autoridades provinciales durante estos días. Una consigna en común: mejoras salariales.

La gravedad de la situación asciende si se tiene en consideración que las manifestaciones se vienen sucediendo en momentos en que la provincia de Jujuy no logra bajar de los 300 casos positivos de coronavirus. La provincia está entre las jurisdicciones provinciales con mayor cantidad de contagios del país.

Por el momento, el gobernador Morales decidió hacer oídos sordos a los reclamos. No hubo tampoco declaraciones de sus principales funcionarios abocados a cada una de las áreas en cuestión.

Quizás el mayor foco de conflicto pasa hoy por el hecho de que tanto el personal sanitario como el policial se encuentran en primera línea de batalla contra el COVID-19. El sistema de salud de la provincia está constantemente al borde del colapso y los médicos necesitan respuestas en medio de un notable agotamiento físico y psicológico.

Respecto de la policía local sí hubieron algunos anuncios de las autoridades del Ministerio pero que no terminaron de conformar a los efectivos de las fuerzas.