La noticia fue celebrada por el ministro de Salud Daniel Gollán. La mujer dio positivo el 25 de agosto, aunque ya tenía síntomas una semana atrás. Este martes le dieron el alta. “La pandemia está llena de historias tristes, pero hay otras que son pura esperanza”, se emocionó el funcionario.

La pandemia del coronavirus (Covid-19) atormenta al país desde marzo de este año. La palabra coronavirus invadió todos los medios de comunicación y las conversaciones cotidianas. Cada mañana y tarde, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, debe sentarse frente a una cámara a enumerar la cantidad de casos y muertes, que, hasta este miércoles, acumulaban 12.116 fallecidos y 589.012 positivos. Sin embargo, hay esperanza, y casos como el de Yolanda Estela Gurletti lo demuestran.

Es que este miércoles el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, celebró en su Twitter que la anciana de unos impresionantes 109 años había superado el coronavirus. “La pandemia está llena de historias tristes, pero hay otras que son pura esperanza”, se emocionó el funcionario.

La anciana había sido internada en el Hogar Nueva Casa Grande, ubicado en Burzaco en 9 de Julio al 911, y fue dada de alta este miércoles, “rodeada de las trabajadoras de la salud que la llenaron de amor”. 

Según reporta el medio local DeBrown, la mujer transitó los primeros días de la enfermedad de manera leve, pero tiempo después se complicó por una neumonía. Según su nieta, Yolanda “tiene una fuerza, un espíritu y una energía admirable”.

A la anciana le diagnosticaron coronavirus el 17 de agosto, después de que se confirmara que una empleada del geriátrico en el que está internada tenía Covid-19 y seis residentes tenían síntomas de la enfermedad. Le realizaron el hisopado y el 25 de agosto se confirmó que Yolanda se había contagiado.

Su cuadro se complicó los primeros días de septiembre, cuando le fue diagnosticada una neumonía, por lo que le dieron la opción a la familia de internarla o dejarla en el hogar. Su familia optó porque se quede en Nueva Casa Grande, ya que “iba a ser emocionalmente más contenedor”. Unos días después su situación empeoró y la familia prefirió no arriesgarse a trasladarla a una clínica. 

Sin embargo, “se estabilizó, el lunes 7 mejoró y ya se quería levantar”.