Trabajar con el 50% de la ocupación de los boliches y asegurar la venta de entradas con modalidad on-line son algunas de las medidas de bioseguirdad que presentarán al COE.

En medio de la preocupación en toda la provincia de Jujuy por la expansión de casos positivos de coronavirus, pacientes ocupando las terapias de todos los hospitales e incluso personas que perdieron la vida, empresarios jujeños salieron durante este fin de semana a pedir la apertura de los boliches bailables.

Este tipo de locales, no solo concentran gran cantidad de personas en su interior, sino también en su exterior. Difícilmente pueda garantizar el distanciamiento social y mucho menos el uso del barbijo.

Un agravante más: por medio de un decreto del poder ejecutivo nacional, el Gobierno encabezado por el presidente Alberto Fernández prohibió hace algunos días todo tipo de reuniones sociales a fin de evitar la mayor circulación del COVID-19 en todas las provincias del país.

Quien encabezó el reclamo por la apertura de estos comercios fue el propio presidente de la cámara de boliches bailables de Jujuy, Daniel Toffoli. El empresario indicó que están trabajando en un protocolo de bioseguridad que será presentado pronto a las autoridades del COE local.

Entre las medidas propuestas, Toffoli sostuvo que “todos los empleados con tapa bocas, entregar botellas selladas, y disminuir la entrada de personas al boliche, son algunas de las variables para reforzar el protocolo de bioseguridad“. Agregó que de igual manera se prevé en un primer momento trabajar solamente con un 50% de la capacidad de los locales bailables y vender entradas a través de modalidades on-line.