El cruce entre ambos gobiernos se dio por la compra de oxígeno destinado a los hospitales jujeños.

De mal en peor por Jujuy. En medio del descontrol sanitario por la cantidad alta de testeos positivos en casi toda la provincia y ante la ocupación casi total de camas de terapia para la atención de enfermos por COVID-19, ahora el gobierno de la provincia abrió un nuevo frente contra la gobernación de Tucumán.

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, escribió en su twitter lo que consideraba una asistencia de su gobierno a la provincia de Jujuy. “Desde Lules, quiero anunciar con gran orgullo que nuestra Provincia ayudará al pueblo jujeño en su difícil situación epidemiológica. A través de la empresa tucumana, Cascia, que produce gases medicinales, el Ejército Nacional enviará oxígeno a ese distrito del NOA” escribió el mandatario.

Desde el gobierno de Jujuy rápidamente salieron al cruce del gobernador tucumano a quien acusaron de “estar mal informado”. La respesta la hizo efectiva el ministro de salud de la provincia, Gustavo Bouhid, quien aclaró además que se trató de una compra privada de su ministerio a un proveedor tucumano, sin intervención de funcionario de la provincia de Tucumán.

Ambas provincias presentan sendas preocupaciones por el aumento de la curva de contagios por COVID-19. Jujuy está atravesando su peor momento desde el inicio de la pandemia, contabilizando además más de 100 muertes. Asimismo, en las últimas horas superó los 5.000 contagiados.

Por su parte, la provincia de Tucumán experimentó en los últimos días un importante incremento de testeos con resultados positivos, algo que encendió las alarmas y tuvo como consecuencia el cierre de varios de sus municipios y la vuelta a una fase estricta de cuarentena.