La curva de contagios por COVID-19 continúa en ascenso.

La situación sanitaria en Jujuy no tiene tregua. Día a día se multiplican los testeos que arrojan resultados positivos en diferentes localidades de la provincia y en muchas de ellas las alertas avisan que se vienen semanas de mayor complejidad.

La enorme cantidad de enfermos de COVID-19 (la provincia supera los 5.100 casos) se explica en función de la confirmación hace ya mucho tiempo de la circulación comunitaria del virus. Si a esto se le agrega que según lo informado por el COE más de 140 jujeños y jujeñas perdieron la vida, el resultado es un combo explosivo.

En este marco, los municipios luchan a diario por contener en la medida de lo posible el número de infectados. Tarea titánica si se tiene en cuenta la inimaginable cantidad de personas asintomáticas que circulan en las calles producto de la apertura de actividades dispuestas por el gobernador Morales.

El Departamento Dr. Manuel Belgrano encabeza el ránking de contagios con más de 1.400 enfermos. Le siguen de cerca Ledesma con un número de infectados que se acerca a las 1.350 personas y El Carmen con 860 casos confirmados hasta el momento. También es alto el índice de enfermos de COVID-19 en San Pedro, Palpalá, Humahuaca y Cochinoca.

Los líderes comunales están encima de la agenda pero saben que cuentan con poco personal médico y con escasos recursos económicos y sanitarios para hacer frente a la pandemia y lograr una atención cuanto menos primaria de sus poblaciones.