La jugadora y funcionaria del riñón de Lammens se le plantó al titular de la AFA en la reunión que determinó la vuelta de los entrenamientos para el próximo lunes.

A Claudio “Chiqui” Tapia no le sirvió poner cara de malo en la reunión que mantuvo en la Rosada que determinó la vuelta de los entrenamientos a partir del próximo lunes.

El presidente de la AFA llegó a la casa de gobierno con el objetivo de concretar el regreso del fútbol masculino. Pero en la reunión, además de Santiago Cafiero, Ginéz González García y Matías Lammens, había una mujer.

Era Macarena Sánchez, goleadora de San Lorenzo y titular del Instituto Nacional de la Juventud.

“Maca”, como es conocida en las redes, exigió la vuelta del fútbol femenino para el mismo día en que los hombres retomaran sus entrenamientos. 

Tapia trató de resistir pero fue Lammens quien también se plantó. Acostumbrado a moverse en un ámbito sólo de hombres, el Chiqui entendió entonces que la vuelta del fútbol femenino era un decisión del Gobierno y era mejor acatarla.