El jujeño y director del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), Miguel Giubergia se mostró en contra de la medida del Gobierno Nacional de declarar servicios públicos a la telefonía celular, los servicios de internet y a la televisión paga con miras a “garantizar el acceso de todas y todos los ciudadanos”.

En una publicación en el portal Infobae, el radical cercano al gobernador Gerardo Morales defendió a los grupos que hoy brindan estos servicios y hasta escribió unas líneas hablando de “lo bien que funciona el sistema de las telecomunicaciones y el excelente alcance que tiene en toda la Argentina”.

Giubergia parece ni siquiera conocer la realidad de su provincia. En Jujuy el acceso a los servicios es una cuestión de unos muy pocos privilegiados en las grandes ciudades y mediante una provisión que dista mucho de ser la ideal. Ni hablar de las regiones más alejadas de los grandes centros urbanos.

En parte de su escrito, el director del ENACOM sostiene que “La pandemia nos demostró que la Argentina cuenta con un potente sistema de telecomunicaciones que cubre al país en toda su extensión y por el cual toda persona que habita o transita aún en los más recónditos parajes de nuestra geografía tiene acceso a servicios de telecomunicaciones”.

Fue luego más allá y llegó a detallar, incluso, una supuesta sobreinversión en materia de comunicaciones. “También nos demostró que el sistema de telecomunicaciones de la Argentina está, para bien, sobreinvertido” indicó el funcionario.

Luego de una llamativa descripción que lejos está de condecirse con la realidad, Miguel Giubergia arremete de lleno contra el decreto de necesidad y urgencia 690/2020 que fuera ampliamente celebrado por los usuarios de las telecomunicaciones e incluso por parte de la oposición al gobierno del Frente de Todos, como el senador nacional Julio Cobos de Cambiemos.

El DNU ahora somete a todo el sector a la arbitrariedad de decisores estatales facultados para imponer condiciones de prestación de servicios sin sujeción al estado del arte en esta materia expresa el ex diputado radical en otro de los párrafos de su extensa defensa a vaya uno saber quien.

Casi sobre el final, nuevamente Giubergia hace alarde del sistema actual al cual considera de “excelencia” y emite su queja porque deberán informar al gobierno antes de anunciar aumentos de los servicios. “El DNU los transforma en “pordioseros digitales” que deben dejar de lado sus excelencias en materia tecnológicas y reinventarse en lobistas para que un puñado de funcionarios les suban sus dígitos pulgares para que puedan establecer precios a sus servicios”.