La nube de insectos procede de Paraguay y avanza hacia la frontera con Brasil.

Las provincias argentinas de Corrientes y Entre Ríos, al norte del país, sufren esta semana una plaga de langostas que se puede mover hasta 150 kilómetros en un día y que, según informaron este martes autoridades locales, “su control es tan complejo como necesario”, porque puede dañar las cosechas de las zonas por donde va pasando. En el vídeo de arriba, grabado por varios usuarios de redes sociales, se puede observar el avance de la impresionante nube de insectos por el norte de Argentina rumbo a Brasil.

La plaga entró a territorio argentino a finales de mayo procedente de Paraguay y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) la vigila desde el 11 de mayo, cuando se recibió la primera alerta. El Gobierno brasileño también ha declarado la alerta fitosanitaria en dos de los estados fronterizos con Argentina, Río Grande do Sul y Santa Catarina, ante la posibilidad de que los insectos lleguen al país.

Héctor Medina, ingeniero agrónomo y coordinador del Programa Nacional de Langostas del Senasa ha asegurado que la plaga “ha recorrido 1.000 kilómetros en aproximadamente un mes”. Sin embargo, el Senasa recuerda que el insecto “no afecta a la salud de las personas ni de los animales, ya que solo se alimenta de manera vegetal”. Además, no es vector de ningún tipo de enfermedad, tampoco de la covid-19. El ingeniero asegura que el control de la plaga se actualiza “casi minuto a minuto” y que el rumbo de los insectos los determina la dirección del viento.