La curva de contagios sigue en ascenso. Preocupa la capacidad para hacer frente a la grave situación sanitaria.

El lunes 7 de julio fue un nuevo día en que los contagios por coronavirus en la provincia de Jujuy siguieron su tendencia al alza. El Comité Operativo de Emergencias (COE) conformó el preocupante número de 39 personas que arrojaron resultados positivos en los testeos y nuevas 3 muertes que se suman a las 7 anteriores.

El gobernador Gerardo Morales informó además que Susques pasará de considerarse como “zona amarilla” a tener el status de “zona roja”. Esto se da por el hecho de que la gran mayoría de los contagios del día de la fecha se dieron en esa localidad, y más específicamente dentro del proyecto de Minera Exar.

Dentro de la minera, 13 de los que arrojaron datos positivos en sus testeos son personas de Buenos Aires, Córdoba, San Juan y del vecino país de Chile que se encontraban desempeñando sus funciones para la minera dedicada a la extracción de litio en el salar Cauchari – Olaroz.

Los restantes positivos en la provincia corresponden: 14 a San Salvador, 2 a Palpalá, 1 a Humahuaca, 5 a Monterrico, 1 a Fraile Pintado y 3 a Perico.

Los números traen extrema preocupación sobre todo en el sector de la salud jujeña. Conocidos son los reiterados reclamos del personal médico provincial por la falta de equipamiento básico para poder atender de manera adecuada a los pacientes cuidando la salud de ambos.

Sobre las víctimas fatales, se informó que se trata de personas que vivían en San Salvador de Jujuy, Palpalá y Monterrico.