Las partidas presupuestarias para la asistencia están desactualizadas y llegan a destino con demoras alarmantes. Esto se refleja en la capital de la provincia pero es una problemática mucho más preocupante en los comedores y merenderos del interior.

En comunicación telefónica Mirta Cabana, desde la Fundación DarLoCab, se refirió a este tema ya que realizan un abordaje a diversas problemáticas sociales desde hace años. En este caso nos referimos puntualmente a la asistencia de alimentos en un contexto caótico de crisis económica y pandémica. Mirta mencionó que en su caso se encuentran a la espera de la asistencia del programa “Comer en Casa” para concretar la entrega de bolsones de mercadería a los beneficiarios. Aseguró, por otro lado, que desde la Fundación durante la semana se preparan bolsones de frutas y verduras que también son distribuidos entre quienes se acercan.

Nosotros estamos asistiendo a 85, 90 personas, depende la verdura está muy cara en invierno.

Mencionó que por día es mucha la gente que se acerca a la Fundación, se nota la falta de alimentos en la casa. Acuden a pedir ropa de abrigo, leche, azúcar, pan. La misma situación hace que se rompa la cuarentena estricta porque hay hambre y necesidades básicas no satisfechas.

La situación es terrible, los más afectados son los niños entre la situación de falta de alimentos se suma el estrés de esta cuarentena. Viven a veces en una sola habitación muchos miembros de una familia.

Teniendo en cuenta los precios de los alimentos, Mirta, consideró que el gobierno tiene que actualizar las partidas presupuestarias de lo contrario, los comedores y merenderos, se ven obligados a reducir el número de personas que asisten o incluso en el peor del casos cerrar las puertas.

Creo que el gobierno va tener que actualizar las partidas presupuestarias y prestarle más atención a las zonas rurales, yo acá tengo una respuesta por lo general positiva y rápida pero otros espacios no.

En otro fragmento de la entrevista reflexionó sobre las acciones sociales que no se pueden concretar por el retorno a fase 1, ya que desde la Fundación se estaba incentivando el festejo de los cumpleaños de niñas y niños de familias muy carenciadas pero por esta medida estricta de aislamiento eso ha quedado suspendido.

Hemos pensado enviar los regalos para quienes cumplen años en julio con un servimoto pero nos parece muy fría esa forma. Pensamos ahora en “El día del niño” que se acerca.

La situación es muy complicada, las familias a las que se asisten están con el dinero muy justo o sin ningún ingreso.

En los comedores no alcanza, los espacios deben cerrar algunos días y se cocina con elementos que no son los indicados para una buena alimentación.

Nosotros siempre pudimos comprar carne, para mi es algo esencial pero no todos los espacios pueden. Esa es una cuenta de 30 mil, 40 mil pesos que tenemos porque damos de comer 250 personas aproximadamente.

Consultada respecto de la necesidad de una mesa de diálogo para solucionar estos temas, Mirta, aseguró que la situación sanitaria hace difícil concretar esa solicitud y consideró además que existe una falta de conciencia o acción colectiva.

La gente es muy individualista, falta tener fortaleza entre todos unir fuerzas y plantear esta situación al gobierno.