Un documento circulado por el COE en las redes oficiales despertó todo tipo de opiniones.

El Comité Operativo de Emergencias (COE) de Jujuy publicó una serie de placas “informativas” en las que no solo informó sobre los testeos positivos y negativos realizados en la provincia, sino que esta vez incorporó además una filmina especial en la que daba cuenta de la peligrosidad de contagio por COVID-19 según actividades.

El documento gráfico causó todo tipo de sorpresas habida cuenta de que la clasificación de cada una de las actividades se correspondía poco con la realidad local y aparecían algunos conceptos cuanto menos llamativos como “ir de campamento”, “permanecer en un hotel por dos noches”, “participar de servicios religiosos” entre otras.

Según la escala adoptada por el documento, casi no presenta riesgo alguno “ir de campamento” o presenta una escala baja de riesgo “ir al shopping” o “enviar los niños a la escuela”. También se desprende del mismo que es menos riesgoso “nadar en piletas públicas” o “visitar un pariente mayor en su casa” que “ir al gimnasio” que tiene riesgo nivel 7 (uno menos del máximo).

Se conoció luego que el informe fue tomado de un trabajo realizado por la firma “Texas Medical Association”. El mismo fue directamente traducido sin tener en cuenta la real trasformación de los conceptos del inglés al castellano. Tampoco parece haberse percatado el COE de que esta adaptabilidad al territorio debe hacerse considerando mínimamente el contexto y situación en el que se realiza.

Como era de esperarse, los trabajadores de los gimnasios fueron quienes más cuestionaron el documento habida cuenta que hace muy poco tiempo presentaron protocolos de actividad al COE tanto provincial como municipal. Muchos locales adaptaron sus espacios en relación al cumplimiento de las medidas de bioseguridad requeridas por los especialistas.