Los presidiarios enfurecieron por lo que consideran un descuido que atenta contra su salud en medio de la crisis sanitaria que vive la provincia por la propagación del coronavirus.

En la provincia de Jujuy se vivió durante gran parte del día de ayer jueves, un clima de tensión absoluta luego de que se produjera un motín de parte de los presidiarios que se encuentran en el penal número 1 de Gorriti ubicado en frente de la Plaza de los Inmigrantes de San Salvador de Jujuy.

Un puñado de presos logró acceder a los techos del penal en donde realizaron diversas acusaciones y llegaron hasta prender fuego colchones en señal de protesta.

El pedido más exigente de parte de los presidiarios del Pabellón 3 del penal de Gorriti se sostenía en la necesidad de tomar medidas urgentes en materia de seguridad y sanidad dentro de la institución. Asimismo, algunos de ellos pedían por una revisión de muchas de sus condenas y la re-ubicación en celdas separadas.

La policía desplegó un intenso operativo con gran cantidad de agentes con el objetivo de armar una especie de cordón que permitiera “facilitar” la negociación entre los presos y las autoridades judiciales.

Antes de ello, el clima escaló a su máximo cuando la policía exigió a los presos que bajaran del techo y volvieran al interior del penal. Hubo golpes, corridas y hasta se escucharon disparos. Todo estuvo firmado por los propios presidiarios.

Finalmente la tensión bajó y el motín terminó luego de que los presidiarios leyeron un acta acuerdo ante la presencia del juez en lo Correccional Penal Carlos Emilio Catán, quien accedió a cumplir con algunas de las pautas solicitadas.

Por la noche confirmaron el fallecimiento de dos internos. Se investigan las causas.