La empresa eléctrica EJESA comunicó que su personal trabaja para restablecer el afectado sistema eléctrico de las comunidades por los fuertes vientos.

Durante la tarde y noche del pasado día viernes una fuerte ráfaga de viento azotó a las comunidades de la puna y quebrada de la provincia de Jujuy provocando graves daños en el sistema eléctrico producto de la caída de postes de luz y árboles que generaron interferencia.

Desde aquel día muchas de las ciudades norteñas perdieron la luz y en la mayoría el sistema no ha sido aún restablecido. Por la tarde del sábado, EJESA emitió un comunicado informando que su personal se encuentra trabajando en estos lugares con el objetivo de volver a garantizar la provisión de electricidad.

Entre los lugares en los que la empresa dijo estar trabajando, se encuentran las localidades de Angosto del Perchel, Iturbe, Localidad de Hornaditas, el Cóndor Chalguamayoc, Rodeo y apéndice a Cerro León, Puertas, Lagunillas de Pozuelo, Timón Cruz, Cabrería, San Juan y Oros, Santa Catalina, zona de Quera, Casabindo, Quebraleña, Rinconadillas, Tusaquillas, Santa Ana de la Puna, Santuario de Tres Pozos, Barrancas, Cerro Negro, Pozo Colorado, San Miguel del Colorado y El Moreno.

El apagón llega en un momento de extremo frío (incluso caída de granizo en algunos lugares) y en plena lucha contra el coronavirus que obliga a las personas a permanecer encerrados en sus casas y la consecuente dificultad de hacerse de elementos indispensables para atravesar esta situación que los tiene ahora sin luz.

Se espera que la intervención de la empresa eléctrica se intensifique a fin de dar rápidamente con la luz.