Durante estos días hubo un alto movimiento en las calles céntricas.

En ciertos puntos céntricos de la ciudad de San Salvador de Jujuy pudo observarse estos días cientos de jujeños y jujeñas que recorrían los diferentes locales comerciales y gastronómicos sin siquiera detenerse mínimamente para observar el cumplimiento de medidas básicas como el uso correcto del barbijo o la circulación por los lugares indicados.

Tampoco parece importar (es cierto, no en todos los casos), la cantidad de personas habilitadas para ingresar en cada comercio. Muchos de los que caminan las calles pueden dar cuenta del amontonamiento físico dentro de espacios reducidos. Hay inclusos quienes circulan con la cara destapada, como si fuera una opción individual.

El relajamiento en los controles policiales provoca una suerte de relajamiento en la ciudadanía. Todo esto justo en un momento en que los casos positivos de coronavirus no dan tregua y la mayor preocupación gubernamental pasa por asegurar que el modesto sistema sanitario pueda atender adecuadamente a los pacientes.

Durante el día de ayer se permitió además la circulación con independencia del número de DNI y las reuniones de hasta 10 personas para celebrar el postergado día del padre. Las consecuencia de tamaña decisión impactarán en los próximos días.