Cientos de trabajadores de distintos rubros están siendo expuestos al cumplimiento de sus actividades en condiciones precarias para el cuidado de su salud.

La provincia de Jujuy está entre las provincias con mayor cantidad de contagios por coronavirus desde el inicio de la pandemia, con un número de más de 2.000 enfermos. La preocupación por la saturación del sistema sanitario traspasó las fronteras y se expone a diario en los principales medios de comunicación de alcance nacional.

Parece ya muy lejanos aquel tiempo en el que el gobernador Gerardo Morales utilizaba las cadenas televisivas provinciales del Comité Operativo de Emergencias para comentar a los jujeños que el virus COVID-19 era una preocupación de la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal.

En nuestra provincia se abrieron el shopping, locales gastronómicos, galerías comerciales y comercios de distintos rubros. Funcionó hasta hace no mucho el programa turístico “Jujuy para los jujeños”. El “bicho” parecía no tener cabida en Jujuy.

Sin embargo repentinamente empezaron a multiplicarse los testeos con resultado positivo en todas las localidades de la provincia. Muchos de ellos se sucedieron en empresas privadas. Quizás el más conocido caso fue el de la Minera Exar en donde más de 200 trabajadores contrajeron la enfermedad.

Aparecieron luego casos en as mineras Pirquitas, Chinchillas y el Aguilar. También en la empresa Ledesma otro gran número de positivos se sumó al conteo provincial. La porotera Río Colorado de Pampa Blanca tampoco fue la excepción. En estos días un trabajador de la empresa de colectivos Santa Ana perdió la vida en medio de la lucha contra el coronavirus.

Los números a la vista indican que los protocolos aprobados por el COE para las actividades privadas fallaron o cuanto menos fueron insuficientes. Los videos viralizados por los trabajadores de la minera Exar expusieron la falta de cumplimiento de las medidas de bioseguridad indispensables para garantizar los cuidados mínimos.

Privados que no cumplen con sus compromisos de cuidado de la salud de sus trabajadores y gobierno provincial que no controla su efectivo cumplimiento dejan expuestos a miles de jujeños que a diario concurren a cumplir sus actividades en diferentes rubros.