El informe de FADA establece que de cada $100 de renta agrícola, los impuestos estatales se quedan con $68,30. De marzo a junio el aumento fue de 1%.

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) publicó su índice trimestral que mide la participación del Estado en la renta agrícola. Del informe se desprende el dato que marca que de cada $100 de renta (ingresos menos costos) de una hectárea promedio, $68,30 van al Estado en impuestos nacionales, provinciales y municipales. Desagregado por cultivos, la participación del Estado en soja es del 69,7%, maíz 65,4%, trigo 67,8% y girasol 59%.

El estudio realizado por la Fundación también explica que desde marzo a junio aumentó en un punto porcentual este índice, lo que indica una mayor presión tributaria. Este 68,3% de promedio de la participación del Estado sobre la renta agrícola está compuesto de la siguiente manera:

  1. 67,4% impuestos nacionales NO coparticipables
  2. 26,6% impuestos nacionales coparticipables
  3. 5,2% impuestos provinciales
  4. 0,8% impuestos municipales

Un dato a tener en cuenta que se destaca en la publicación es que los impuestos nacionales no coparticipables se elevaron desde un 56,6% en junio de 2019 al actual 67,4%. En relación a esto, el Economista Jefe de FADA, David Miazzo expresó: “Estos cambios, significan una reducción del federalismo por tres vías. La primera, es que se incrementan los recursos no coparticipables en manos de Nación; la segunda, es que se reducen los recursos coparticipables por reducción del impuesto a las ganancias; la tercera, es vía los recursos que salen de las regiones productivas en el marco de la suba de derechos de exportación”.

De las provincias que evalúa FADA para confeccionar su índice, los datos de participación estatal en cada una son los siguientes:

  • Córdoba 67,8%
  • Buenos Aires 66,8%
  • Santa Fe 63,4%
  • La Pampa 71%
  • Entre Ríos 73,4%
  • San Luis 68,3%

“En estos resultados, se conjugan los rindes, los impuestos provinciales y locales y los fletes, que generan efectos diferenciados sobre cada uno de los cultivos. Así como la participación de cada cultivo en el área cultivada de cada provincia”, aclaran desde FADA. Y agregaron: “En cuanto a los impuestos nacionales, van en línea con el valor de la producción y con la rentabilidad en cada provincia, por lo que son más altos en términos absolutos en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, y más bajos en San Luis, La Pampa y Entre Ríos”.