La tensión entre la conductora y Alberto Fernández se da en el marco del desembarco de Víctor Santa María en el canal, que reveló LPO.

La dirección de Canal 9 tuvo que salir a aclarar que no recibió ningún tipo de presión por parte del gobierno nacional luego de que la periodista Viviana Canosa denunció que Alberto Fernández le envió una serie de mensajes intimidatorios.

Ante las consultas periodísticas recibidas, Canal 9 informa que no ha recibido ningún tipo de presión gubernamental. Asimismo, ratifica su compromiso con los valores democráticos y el respeto a la diversidad de opiniones“, afirmaron por Twitter. La periodista había dicho que se había comunicado con el director del canal, Carlos Lorefice, para revelarle las presuntas intimidaciones de Alberto.

La comunicación del canal se da después de que el miércoles por la noche Canosa redobló la apuesta contra el presidente y le envió un durísimo mensaje. Un día antes la conductora reveló que se había sentido intimidada por una serie de mensajes que Alberto le mandó, presuntamente cuestionándola por el contenido de su programa. Pero no mostró los mensajes.

“Me siento absolutamente decepcionada con usted, señor Presidente”, dijo Canosa. “Este programa también está para cuando usted quiera decirme las cosas. Pero en vivo, dígamelas en la cara. No me las diga por mensajes. No me asuste. Me siento libre, soy libre, quiero vivir en un país libre“, disparó.

“Yo le quiero decir al Presidente que ojalá no me llame nunca más. Que no me moleste más. Que me deje trabajar en libertad”, exigió. “Lo lamento mucho, Alberto Fernández, muchísimo. Lo apreciaba, tenía un afecto especial por usted (…) Pero no se meta con mi libertad ni con la de nadie“, completó un largo editorial.

Más temprano, en una entrevista radial, Canosa reveló cómo fueron los supuestos mensajes. “Me pareció intimidatorio, me escribió a mi teléfono, no a la producción. Él me decía: ‘Te quiero mucho, mirá que lo que decís se te va a volver en contra’. Le escribí varios mensajes que borré y finalmente le mandé: ‘Cuando quieras nos tomamos un café'”, contó. Al otro día dijo que se dio cuenta del tenor del mensaje, que sintió “como un ataque de pánico” y pensó en dejar su programa.

La tensión entre Canosa y Alberto se da en el marco del desembarco de Víctor Santa María en Canal 9. Como reveló LPO, el sindicalista está cerca de quedarse con el control de los contenidos y la programación, ya que no puede comprar directamente el canal por un conflicto judicial entre el antiguo dueño el mexicano Ángel González González y su abogado.

Santa María es uno de los sindicalistas más cercanos al presidente por lo que se supone que Canal 9 tomaría una línea muy cercana al oficialismo, un contexto que seguramente preocupa a Canosa.