El gobernador de Jujuy anunció la incorporación de camas de aislamiento y esperan la habilitación de 30 plazas de terapia. Esperan que Nación envíe especialistas.

Apremiado por la disparada de casos de las últimas semanas, Gerardo Morales busca sumar camas en los hospitales de Jujuy ante las advertencias sobre un posible colapso sanitario a mediados de agosto, si no se frenan los contagios.

La situación en Jujuy es muy compleja y ya hay varios hospitales que llegaron al límite de su capacidad por la escasez de camas críticas (equipadas con respiradores artificiales) y de profesionales para la atención en terapia intensiva.

En este contexto, el secretario de Salud jujeño, Pablo Jure, anunció que esta semana incorporarán 1131 camas para pacientes de Covid-19. De ese número, 726 se instalarán en hospitales de campaña y zonas de aislamiento de los hospitales, y el resto en instalaciones gremiales y sociales.

Esas camas se sumarán a las 740 que la provincia tiene actualmente disponibles para pacientes de coronavirus. El gobierno de Morales afirma que 172 de esas camas son de terapia intensiva aunque un relevamiento del medio Jujuy al Momento determinó que poco más de cien cuentan con respiradores artificiales.

Al respecto, Jure señaló que espera que en los próximos días se habiliten 30 nuevas camas con respirador en el Hospital Pablo Soria, de San Salvador de Jujuy, uno de los que presenta una situación más crítica y una ocupación del 94 por ciento. En Libertador General San Martín, la segunda localidad más afectada por la pandemia, ya no hay camas de terapia disponibles en el hospital Oscar Orías.

Por ahora, el Hospital San Roque de la capital es donde mayor disponibilidad de camas UTI hay en la provincia, con 39 liberadas. “Tenemos equipamiento, pero está el problema del escaso recurso humano, de terapistas”, admitió el ministro de Salud jujeño, Gustavo Bouhid, sobre la otra pata del problema que enfrenta el sistema sanitario.

Informes no oficiales indican que la provincia cuenta con alrededor de 50 especialistas de terapia intensiva aunque ese número puede estar afectado por contagios o aislados.

La Provincia logró la semana pasada el envío de 7 profesionales desde Córdoba, pero sigue esperando que Nación disponga terapistas y otros especialistas, como semanas atrás mandó a Chaco.

El gobierno nacional por ahora envió un equipo de funcionarios para analizar la situación y consensuar estrategias con el equipo provincial. “Es fundamental reforzar la prevención con control de los casos y aislamiento”, afirmó la directora nacional de Epidemiología, Analía Rearte, que lidera el grupo junto al director nacional de Intervención en Ciclos Vitales, Marcelo Bellone, que también fue secretario de Salud en Jujuy.