Los dirigentes se posicionan lejos de los extremos de la grieta y trabajan en cercanía con el radicalismo. Hasta el momento no hacen siquiera mención de Gerardo Morales.

Emilio Monzó y Rogelio Frigerio, importantes referentes políticos de la oposición, piensan en un espacio moderado que supere los extremos de la grieta y para ello posicionan ya a María Eugenia Vidal, Martín Lousteau, Horacio Rodríguez Larreta, y Alfredo Cornejo como alternativas al gobierno kirchnerista.

Sin embargo, y pese a la gran participación que en el grupo tienen los dirigentes radicales tanto de la Ciudad de Buenos Aires como los del interior del país, en las mesas que se vienen sucediendo ni siquiera nombran, al menos por ahora, al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

Otro gran ausente en las charlas y reuniones virtuales es el expresidente de la Nación, Mauricio Macri. A Mauricio lo ven más cercano al ala dura de la oposición, actualmente representada por Patricia Bullrich, Laura Alonso, Fernando Iglesias y otros dirigentes que han optado por una dura postura en contra del gobierno de Alberto Fernández con independencia del tema en cuestión.

En una reciente charla de zoom con más de mil dirigentes, Monzó destacó la figura de Larreta y dijo que la alternativa de gobierno la debe encabezar junto a Marín Lousteau, María Eugenia Vidal, Frigerio y Alfredo Cornejo. También elogió a Cristian Ritondo y Diego Santilli, además del intendente de Rosario, Pablo Javkin.

El nuevo esquema lejos está de favorecer las aspiraciones presidenciales de Morales. El mandatario jujeño intenta por estos tiempos instalarse en medios nacionales como referente de una oposición moderada, por ahora sin mucho éxito nacional.