El Ministerio de Seguridad de la Nación, en conjunto con la Defensoría del Pueblo de la Nación, aseguró que según sus registros del 2018, se registraron 275 víctimas de femicidios y femicidios vinculados, que son aquellos en los que el homicida asesina a otra persona -un hijo, una hermana, una madre- para dañar a la mujer que es su víctima directa. Según esas mismas estadísticas, esos delitos bajaron un 12,1 por ciento, y los compara con el 2017 cuando habían sido 313 casos.

El informe se presentó esta semana e indica que en algunas provincias que habían tenido algunas de las tasas de femicidios más altas del 2017, bajaron, y destaca a Jujuy con una reducción del 55.1%, solo superada por Santiago del Estero donde fue del 81,4 por ciento y Salta, con un 57,1 por ciento. En el 2017 la tasa en Jujuy había sido de 2.92 y el año pasado bajó a 1.31 por cada 100 mil habitantes. En el 2017 hubo 11 crímenes y en el 2018, 5.

La tasa de femicidios promedio del país en 2018 fue de 1,14 cada 100.000 habitantes. Más de la mitad de las provincias argentinas estuvieron por encima de la media. Encabeza la lista Neuquén, con una tasa de femicidios de 2,45, más del doble que el promedio nacional. Le siguieron Tucumán, Chaco, Corrientes, Chubut, Formosa, San Luis, La Rioja, Misiones, Salta, Mendoza, Jujuy y Santa Fe

Las tasas de mujeres víctimas de femicidios más elevadas se registraron en Neuquén con 2,46 víctimas cada 100.000 mujeres, Tucumán, con 1,91 víctimas cada 100.000 mujeres, y Chaco con 1,84 víctimas cada 100.000 mujeres. A pesar de haber bajado su tasa, Salta es aún una de las diez provincias argentinas con el índice más alto.

De los 275 femicidios directos y vinculados que contabilizó el Ministerio, en el 16 por ciento de los casos existían denuncias previas, cuando el año pasado ese porcentaje había sido del 17 por ciento. Entre las cifras anunciadas, una se mantiene constante respecto de los registros de 2017: dos de cada tres mujeres muertas en homicidios dolosos son víctimas de femicidio.

Los femicidios bajaron en 14 de los 24 distritos del país: la mayor reducción se produjo en Salta, donde, entre 2017 y 2018, cayeron de 25 a 10 hechos. La mayor suba neta se experimentó en Mendoza, donde se pasó de 7 a 15 casos. Hubo aumentos de femicidios en Chubut, Corrientes, La Pampa, La Rioja, Misiones, Neuquén, Río Negro, San Juan y Tucumán.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación reveló que en Argentina en el 2018 hubo 278 víctimas. El 83% tenía un vínculo con el asesino y la mayoría eran sus parejas o exparejas. En la mayoría de los casos los femicidios fueron cometidos por parejas o ex parejas de las víctimas (56%); un 15% por familiares y el 12%, por personas con otro tipo de vínculo. Asimismo, la investigación permitió determinar que la mayoría de los femicidios se produjeron en el hogar (66%); en espacios públicos (19%), en otras viviendas (9%) y el resto, en otros espacios (6%).

La provincia de Jujuy informó cinco víctimas de femicidios en el 2018, todas víctimas directas. La tasa fue del 1,31 por cada 100.000 habitantes, lo que equivale a un femicidio cada 76.316 mujeres, quedando en el puesto 13 entre las provincias con indicie más alto ese año

Hubo un caso en Santa Catalina, otro el Ledesma, uno en San Salvador, otro en Monterrico y el restante en El Carmen. Una de las víctimas tenía menos de 12 años, la otra entre 18 y 24; una entre 35 y 44 y la restante tenía más de 60. De una de las víctimas no se conoció la edad.

En tres de los casos, el vínculo que unía a la víctima con el sujeto activo era el de pareja y ex pareja. En los otros dos casos, se trataba de vínculo familiar. Todas las víctimas tenían un vínculo previo con los sujetos activos. En cuanto a la convivencia, una de las víctimas convivía con el sujeto activo y cuatro no.

Cuatro de las víctimas fueron asesinadas mediante la fuerza física, en el asesinato de una de ellas se combinó con fuego o medios combustibles, y la última con veneno. Una de las víctimas tenía medidas de protección vigentes respecto del sujeto activo al momento de los hechos. Tres de los hechos ocurrieron en la vivienda de la víctima, uno en otra vivienda y otro en el espacio público.

Si comparamos estos datos con los del informe del 2017, se deduce que los femicidios en Jujuy disminuyeron. En ese año se relevaron 8 víctimas de femicidios y 3 víctimas de Femicidios vinculados. La tasa de femicidios cada 100 mil mujeres había sido de 2,12 y el del 2018 de 1.31 por cada 100 mil habitantes.

Un informe del Observatorio de Femicidios creado por el Defensor del Pueblo de la Nación detalla que en los primeros siete meses del 2019 se registraron 155 casos en todo el país, la mayoría en Buenos Aires y con víctimas menores de 18 años, donde se destacan 13 casos de chicas de 11. Cuanto se desglosa los casos por provincias, detallan que Jujuy registró dos casos en el 2019 y quedó en el puesto 18 entre las provincias que integran ese lamentable ranking.

La mayor cantidad de femicidios se registraron en la provincia de Buenos Aires con 62 casos, seguido por Córdoba con 14 y Santa Fe con 10. En el norte Tucumán es la provincia con mayor cantidad de casos con 9; Salta con 3; La Rioja con 2 y Santiago del Estero con un caso. San Luis y Tierra del Fuego todavía no se registró ninguno.

Los dos casos registrados este año en la provincia fueron uno en mayo, en el barrio Los Huaicos, cuando fue hallada sin vida Micaela Giménez, quien habría sido asfixiada, según reveló la autopsia. Fue detenido el concubino de la víctima, que era policía local y quedó acusado de homicidio agravado por la convivencia y por la violencia de género. Los padres de Micaela declararon que su hija sufría violencia y ya lo había denunciado.

El otro caso fue en julio, cuando encontraron en una precaria vivienda del paraje Los Alisos a una mujer y un hombre sin vida. La mujer fue identificada como Delmira Beatriz Véliz, de 61 años de edad y que era empleada de la Municipalidad de San Pedro, mientras el hombre fue identificado como Ricardo Juaru, con domicilio en el barrio Obrero también de Libertador General San Martín. La víctima tenía una herida en el cráneo y se encontraba al lado de los restos del Jauru, quién se habría quietado la vida tras asesinar a su pareja.