Con esa idea la intención es crear capitales alternas para reunirse periódicamente. En Jujuy, San Pedro es la elegida. “Vamos a terminar con la periferia, vamos a ser un país integrado y vamos a empezar porque el gobierno nacional se instale una vez al mes en cada provincia para saber lo que cada una de ellas necesita.

“Si nosotros no hacemos otra Argentina, con otra estructura de desarrollo, vamos a seguir repitiendo la injusticia que hoy vemos en la Argentina. La Argentina no debe tener ni centro ni periferia. La Argentina es una sola y todos valemos lo mismo. Vale lo mismo un porteño, que un jujeño, que un cordobés, que un entrerriano, que un catamarqueño, que un fueguino. Y debemos garantizar tener todos las mismas posibilidades”, dijo el candidato a presidente del Frente de Todos.

La propuesta es establecer capitales alternativas, distintas a las ya establecidas, donde el presidente y su gabinete se reunirán con autoridades provinciales y dependencias específicas de cada región para consensuar una agenda de trabajo. Habría dos reuniones en su gestión en cada ciudad.

Proponen dos años como objetivo para descentralizar en todas las provincias y con reuniones cada 30 días en las ciudades designadas, con dos reuniones en cada lugar. Para ello Fernández y su equipo dividió el país en seis regiones: Mesopotamia, NOA, NEA, Centro, Cuyo y Patagónica.

Además de San Pedro por Jujuy, se propuso otras ciudades como Río Grande, Caleta Olivia, Cutral Có, Bariloche, Comodoro Rivadavia, General Pico, Mar del Plata, La Matanza, Guaymallén, San Luis, Caucete, Chilecito, Río Cuarto, Rosario, Concordia, Goya, Oberá, Presidente Roque Sáenz Peña, Formosa, San Pedro de Jujuy, San Ramón de Nueva Orán, Termas de Río Hondo y Tinogasta.