Durante la mañana de hoy se suscitó un episodio cuanto menos escandaloso.

En las oficinas del señor gobernador, Gerardo Morales, se apersonaron muy temprano por la mañana, los señores fiscales generales de las provincias de La Pampa, San Juan y Tucumán. Por su parte, la máxima autoridad de la provincia se encontraba con el fiscal de estado provincial.

La reunión que habría durado menos de cuarenta minutos -el acotado tiempo sería un fiel reflejo del clima dentro de la oficina – transcurrió con fuertes cruces entre los allí presentes.

Según trascendió en un comunicado del Consejo de Procuradores, Fiscales, Defensores y Asesores Generales de La República Argentina, los visitantes manifestaron su preocupación en primer lugar por la polémica decisión de Morales de impulsar la ampliación del Tribunal Superior de Justicia de Jujuy apenas iniciado su mandato. No menor resulta que en esa ocasión dos de los flamantes nuevos miembros formaban parte de la bancada radical en la legislatura hasta el mismo momento de la votación que ampliaba el número de jueces. Es decir estos por entonces diputados se votaron su próximo lugar de trabajo.

Durante el breve encuentro los mandatarios de las provincias habrían también cuestionado la creación de la fiscalía de la acusación, tantas veces cuestionada por mandatarios provinciales de la oposición por tratarse según ellos de un mecanismo para la persecución de dirigentes opositores a la actual gestión.

Finalmente mostraron su malestar por las ya frecuentemente cuestionadas actuaciones del jefe de los fiscales jujeños y la persecución ampliamente denunciada contra el doctor Ficoseco.

La respuesta del gobernador según el comunicado habría sido en defensa de la administración de justicia y de la no intromisión en los asuntos de Jujuy, imputando a los Consejos asumir una conducta corporativa. Según el documento emitido, Morales habría asegurado que “Hay que destituir a ficoseco que si hace falta él lo impulsaría”, traducción textual.

Resta ahora esperar cuáles serán los pasos que las asociaciones decidan seguir, más teniendo en cuenta que días anteriores en consejo extraordinario manifestaron que “existen las condiciones objetivas para una intervención federal”. La novela continúa.