Si hubo un grupo de empresarios que apoyó la llegada al poder del presidente Mauricio Macri, ése fue el nucleado en la Asociación de Empresarios Argentinos (AEA), una entidad integrada por dueños, los que manejan las principales empresas argentinas.

Paolo Rocca (Techint), Luis Pérez CompancCarlos Blaquier (Ledesma), Eduardo Costantini (Consultatio), Alejandro Bulgheroni (PAE), Martín Migoya (Globant), Cristiano Rattazzi ( FIAT) y el supermercadista Alfredo Coto, entre tantos otros. Cuestionaron, cómo gran parte del arco empresario, el kirchnerismo y defendieron las promesas de institucionalidad y reformas estructurales que prometía Macri. Hoy, con una elección a punto de definirse en favor del peronismo, en donde la fórmula que lleva las de ganar es la de Alberto Fernández-Cristina Kirchner, el establishment está resignado. Y se contenta con creer que lo que viene será “racional”.

Lo dejaron entrever varios de los miembros de la AEA durante la IV Jornada organizada por la entidad hoy en el hotel Sheraton de Retiro bajo el título “Desafíos del crecimiento: la mirada empresaria”, que tuvo como broche de cierre la presencia del Presidente. A diferencia del faltazo que le hizo a la UIA en el festejo por el Día de la Industria el lunes, Macri cumplió con la entidad presidida por Jaime Campos. Los empresarios lo recibieron con aplausos y de pie, aunque no hubo euforia.

Tal como adelantó Infobaeel CEO del grupo Techint afirmó, en el marco del primer panel del evento, que es optimista de que “el país no va a dar marcha atrás” en cuanto a los avances logrados en materia de institucionalidad.

Pero no fue el único. Consultado por un grupo de periodistas acerca de qué pensaba de la vuelta del kirchnerismo, Coto señaló que a Fernández lo conoce desde hace muchos años, ya que le compró una empresa de seguros, y que “con el tiempo todo se aprende”. “La política es el arte de lo posible. Yo ya no le tengo miedo a nada”, enfatizó el dueño de la cadena de supermercados. Sobre las declaraciones del titular de la UIA, Miguel Acevedo, sobre que el gobierno de Macri había sido una desilusión, Coto enfatizó: “Es un problema de él. Yo no lo veo así”.

También Rattazzi sostuvo que “Alberto puede ser muy racional”. La gran duda es cuál será su margen de maniobra con Cristina como vicepresidente y el fuerte peso de La Cámpora dentro del armado político del Frente de Todos.