En Jujuy el 34,5% de la población económicamente activa trabajó en negro durante el primer trimestre de este año, así lo informó la Dirección Nacional de Asuntos Provinciales a través de su mapa socio-laboral.

En comparación con el resto de las provincias que conforman el NOA, Jujuy es la que registró menor porcentaje de asalariados sin descuento jubilatorio.

A nuestra provincia le sigue Catamarca con 34,8%, luego Salta con 44,4% y por último y registrando los mayores porcentajes de la región Santiago del Estero con 44,9% y la provincia de Tucumán con 48,9%.

Para contextualizar esta situación el economista y profesor titular de la Facultad de Ciencias Económicas de la Unju Juan Ljungberg explicó que los índices de empleo en negro se han mantenido a lo largo del tiempo con sólo pequeñas variantes y estimó cuál podría ser el panorama para lo que resta del año.

“Es posible que las cifras del segundo trimestre (abril, mayo y junio) se mantengan parecidas a las del primero ya que hasta ese momento la inflación ha ido descendiendo”, explicó sin embargo advirtió que el panorama a futuro podría ser otro debido a que “el conflicto mayor se desató recién en agosto”.

Considerando que el promedio nacional es del 35% y que casi un tercio de la población económicamente activa se encuentra en negro, Ljungberg expresó que “este es uno de los grandes temas que la Argentina no puede resolver y que afecta significativamente el futuro del sistema previsional”.

Problema presente y a futuro

Analizando el impacto de la cantidad de personas que no realiza descuentos jubilatorios el economista explicó que debido a ello “las jubilaciones son bajas y no pueden crecer porque hay un tercio de la población que trabaja pero no aporta”, explicó.

Y graficó “si el 35% de la gente que ahora está en negro aportase el 27% correspondiente, el conjunto de las jubilaciones podrían tener un aumento de casi el 10% pero como ese porcentaje no está no hay nada que aumentar en este sistema de reparto”, situación a la que calificó como problema presente.

Pero también se refirió a un problema futuro. “El problema a futuro es que esta misma gente que no está aportando, cuando llegue a la edad jubilatoria no se va a poder jubilar por no tener hecho los aportes correspondientes”, advirtió. Sin embargo destacó la creación de la asignación universal por vejez que viene a cubrir justamente a todas estas personas que no registraron aportes durante su vida laboral o bien los tienen de forma insuficiente que les permitiría alcanzar el 80% de la jubilación mínima.