Conducir bajo los efectos del alcohol, no usar el cinturón de seguridad, utilizar el celular mientras se conduce, sobrepasar la velocidad permitida, o no usar casco cuando se circula en motocicleta, son las infracciones viales más comunes que día a día cometen cientos de jujeños.

Actualmente la provincia cuenta con 48 alcoholímetros y 6 cinemómetros, que son radares para detectar la velocidad.

En la provincia, según datos brindados por la Secretaría de Seguridad Vial, desde el 1 de enero, hasta la fecha, en la provincia ya se labraron 27.658 actas varias (licencia de conducir vencida, circular sin cobertura de seguro, el no uso del cinturón de seguridad, y sin Revisión Técnica Vehicular, entre otros casos); 3.810 alcoholemias positivas y 2.290 actas por velocidad.

Luis Martín, secretario de Seguridad Vial de la Provincia, explicó a El Tribuno de Jujuy que “en lo que va del año ya hemos superado las alcoholemias positivas de todo el año pasado”.

Si bien el dato puede ser preocupante, Martín explicó que el incremento se debe a la cantidad de controles que se están realizando.

“Actualmente hay muchos más controles, porque tenemos más equipamiento, más alcoholímetros que nos permite detectar las infracciones”, dijo Martín y agregó que “también hay una simultaneidad en los operativos que se realizan en toda la provincia”.

En este sentido, el funcionario explicó que “actualmente la provincia cuenta con 48 alcoholímetros. Hemos comprado 35 equipos, iniciamos la gestión con 13 aparatos, esta cantidad nos permite realizar importantes controles de fiscalización”.

Si bien las cifras son elevadas, Martín explicó que “desde la Secretaría estamos apostando a la toma de conciencia del conductor, que es lo más importante que tenemos en materia preventiva” y agregó “que el jujeño sepa que puede salir, que se puede divertir, pero que no conduzca si tomó alcohol”.

Sobre la importancia de las campañas de prevención, el funcionario provincial expresó que “no solamente apostamos a la toma de conciencia con estas campañas, sino también a lo que es control y fiscalización”.

En este sentido expuso que “esto nos está permitiendo bajar notoriamente la siniestralidad, ya que en lo que va del año, en Jujuy se redujeron un 33% las víctimas fatales con respecto al mismo período del año pasado” y resaltó que “es un número muy importante y refleja la importancia de los controles de alcoholemia y velocidad”.

Martín dijo que las dos conductas atípicas e irracionales que hay en materia de siniestralidad “son exceso de velocidad y conducir bajo los efectos del alcohol” y agregó que “nosotros hemos atacado fuertemente la problemática y creemos que irán bajando a medida que la gente vaya tomando más conciencia”.

Respecto al impacto del precio de las multas, el funcionario dijo que “hoy un conductor piensa dos veces antes de manejar alcoholizado. Ahora, los conductores que quieren consumir alcohol optan por tomar un remís o designan a un conductor que no consume alcohol” y agregó que “una multa de alcoholemia cuesta 46 mil pesos si vos pasás el gramo de litro de alcohol en sangre, es una suma importante, que hoy el bolsillo no resiste”.